-ESTA ES LA CUEVANA..

-ESTA ES LA CUEVANA..
DE LA BAT PIPOL.

miércoles, 7 de octubre de 2015

-SOBRE LOS MURCIELAGOS Y LA RABIA...

Una imagen vale más que mil palabras, o en el caso de los murciélagos, que un diagnóstico de rabia. Un nuevo estudio revela que los murciélagos con rabia tienen la cara más fría que los no infectados. Los investigadores esperan que los escáneres térmicos del rostro de los murciélagos permitan mejorar el control de las colonias salvajes, evitando el brote de infecciones que pueden afectar a otros animales, incluidos los humanos.
Los murciélagos son importantes portadores de la rabia, según el Centro de Control y Prevención de Enfermedades de Atlanta (Estados Unidos). Estudios anteriores muestran que estos animales pueden transmitir la cepa a otros, lo que podría poner en peligro también a las personas.
La rabia suele contagiarse por la saliva y afecta al cerebro, siendo casi siempre mortal para animales y personas que no reciben tratamiento. Actualmente no hay análisis que detecten la rabia en animales vivos, la única prueba eficaz es el análisis de tejido cerebral.
En su búsqueda por dar con una forma de detectar el virus en murciélagos vivos, el especialistas en esta enfermedad James Ellison y sus compañeros del Centro de Control y Prevención de Enfermedades centraron su atención en los murciélagos morenos (Eptesicus fuscus). Estudios previos ya habían mostrado aumentos de temperatura en el hocico de mapaches con rabia, por lo que el equipo esperaba resultados similares con los murciélagos.
Los científicos establecieron rangos normales de temperatura para losEptesicus fuscus e inyectaron el virus en 24 ejemplares. Durante los 21 días que duró el estudio analizaron la temperatura facial con cámaras infrarrojas y descubrieron que 13 de los 21 murciélagos que resultaron infectados experimentaron bajadas de temperatura de más de 4ºC.
«Me sorprendió comprobar que los rostros de los murciélagos perdían temperatura, porque la rabia provoca inflamación, que suele ir acompañada de calor», reconoce Ellison. «Hasta ahora nadie ha hecho un estudio así con murciélagos», añadió, por lo que el equipo no sabe con seguridad qué provoca estos cambios de temperatura
A pesar de que los análisis térmicos no recogen todos los casos de rabia, lo cierto es que este método podría ser una forma de detectar el virus en murciélagos antes incluso de que aparezcan los síntomas. El equipo espera poder mejorar las mediciones para ponerlo en práctica.

FUENTE; NATIONAL GEOGRAPHIC-

No hay comentarios: